Tenemos que hablar

Después de varios años de relación con tu pareja, de comer pescado los miércoles y de las mismas posturas a la hora de hacer el amor, hay un momento en la vida en el que piensas:”¿realmente es esto lo que quiero?”.

 

piedras

 

Y estas dudas se acentúan cuanto más joven es la persona que las recrea. ¿He vivido lo suficiente como para saber que es la persona con la que quiero compartir el resto de mi vida?¿No me gustará ningún otro?¿No me arrepentiré de no estar viviendo a tope mi juventud?

Curiosamente y contra todo pronóstico, las protagonistas de estas cuestiones son las mujeres. ¿No se supone que nosotras nos habíamos tragado el rollo ese del príncipe azul y no queríamos otra cosa?¿No nos enamoramos nosotras más y mejor?¿No queremos de manera incondicional? Pues o ellos son más seguros con sus sentimientos o nosotras más volubles con los nuestros, no lo sé. El caso es que pasar por una situación parecida es como cargar con una mochila llena de piedras todo el día. Arriba y abajo. Mientras estás trabajando, haciendo la comida, cuando ves una película o antes de dormir. Hasta que un buen día, después de haber llenado una y otra vez esa lista interminable de pros y contras, tomas la decisión.

Coges toda la fuerza de la que eres capaz y te sientas para hablar con él. ¿El famoso “tenemos que hablar” del que todos se esperan lo peor? Pues ese. Y empiezas a contarle la película de tu vida, esa que llevas mascando días y repasando todos los detalles para poder conformar un argumento que no se caiga con el primer soplo de viento. Y tú tienes todas tus razones para hacerle ver que no puedes seguir con la relación, que lo que había ya no está, y que has decidido ser la valiente que de una vez por todas termine con el sufrimiento de los dos.

Y él, que está ahí sentado sin entender muy bien la que se le está viniendo encima, te dice que te quiere. Lo único que puede decir mientras que tú estás pasando su corazón por el pasapurés es que te quiere y que nunca encontrará a una chica como tú.

Te levantas, con una mochila llena de unas piedras diferentes a las de antes pero sorprendentemente más pesadas, y te vas como bien puedes. ¿Y ahora? Pues en ese momento es cuando de un plumazo tu lista de contras desaparece, y los que quedan se pueden eliminar de una manera tan fácil y rápida que te quedas sin palabras al ver que has sido tan profundamente estúpida.

Y le escribes, le llamas, le dices que no querías irte. Desaparecer. Borrar todo lo que esa relación significa en tu vida. Y solo rezas para que el orgullo no se coma al amor. Y esperas. Creo que esos momentos de vulnerabilidad son los más reales que podemos llegar a vivir. Darte cuenta de que tu felicidad depende de que esa persona decida de una manera totalmente incoherente y suicida seguir queriéndote. No me entiendas mal, sé que cada uno es responsable de su propia felicidad y que no debe depender de otros. Pero cuando quieres de verdad a alguien las cosas funcionan de otra manera.

Hablas de todo aquello que tú pensabas que era insalvable y durante unos días el ambiente se enrarece. Y después le ves sonreir como él solo sabe, hacer ese comentario justo en el momento que tú sabías que lo iba a hacer y ya está. Esta es tu vida. Junto a él. No hay otra, no vas a tener otra, no quieres otra.

Creo que es mejor pasar por esto que vivir permanentemente en la duda que la rutina crea. Por fortuna para mí, él ya sabe que soy bipolar y lo tiene en consideración. Keep working.

Anuncios

  One thought on “Tenemos que hablar

  1. NS
    agosto 22, 2014 en 4:24 pm

    Me ha pasado unas cuantas veces. Se pasa mal, pero creo que en general es algo bueno, la relación sale fortalecida 🙂

    • agosto 22, 2014 en 6:17 pm

      Estoy contigo, al menos mi relación siempre sale fortalecida de ello. Creo que en algún momento nos pasa a todos pero la manera de reaccionar de cada uno es diferente. Para mí lo más importante es la comunicación y la sinceridad…y la comprensión por la otra parte, claro 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: