Chúpamela, nena

Hoy a la salida del trabajo se ha empezado una conversación un tanto curiosa en uno de mis grupos favoritos de WhatsApp. No sé vosotros pero adoro esas charlas banales que en algún punto pasan a ser sumamente interesantes cuando menos te lo esperas. Sin que venga a cuento. Sin buscarlo. Esas son las mejores conversaciones.

Creo que en mi grupo nadie había oído hablar de ello porque todos se han quedado sorprendidamente asqueados o asquerosamente sorprendidos, lo mismo da. Para estos amigos y algunos otros que os estáis aficionando a leerme quiero ofrecer algo de información sobre el increíble mundo del “Oculolinctus“. Estoy segura de que para los que estáis inmersos en todo lo relacionado con la sexualidad esta noticia en su día no os pasó inadvertida pero en todo caso es algo curioso de mencionar.

Y os estaréis preguntando, ¿qué es el “oculolinctus”? Pues yo os lo explico, no temáis. Hace poco menos de un año se puso de moda en Japón la práctica de chupar la córnea del amante para obtener placer erótico. Tal y como leéis, no se conformaban con chupar los muchos centímetros que tiene el cuerpo del ser humano y decidieron que era buena idea lamerse los ojos los unos a los otros. Como idea de querer salir de la rutina sexual y buscar nuevos placeres lo entiendo. No estoy en contra de probar cosas nuevas ni mucho menos y creo que no hacerlo puede deteriorar las relaciones sexuales de la pareja y traspasar los límites del aburrimiento. Pero de ahí a esto…

El caso es que saltó la alarma en la sociedad japonesa cuando una gran cantidad de jóvenes (por ahí se ha dicho que uno de cada tres estudiantes) empezaron a ir al médico quejándose de problemas oculares tales como infecciones, heridas e irritaciones. Se les debió preguntar a los afectados y entre algunas mentiras y otras pocas verdades se llegó a la conclusión de que había un nuevo juego erótico en la calle.

En su momento no quise ver los videos que hay sobre el tema porque me da mucho asco pero para poder poneros uno en el que podáis apreciar este “fenómeno” era necesario hacerlo. Así que por vosotros, queridos lectores, seguro que hoy dormiré un poco peor. Bienvenidos al nuevo arte de chupar.

 

 

 

Anuncios

  One thought on “Chúpamela, nena

  1. mayo 20, 2014 en 3:40 pm

    Siempre se disfruta mas con algo de sabor y la mejor forma es con un lubricante sabor menta. ¡Son excitantes!

  2. NB
    abril 28, 2014 en 11:35 pm

    Puuuuuuaaaaaaaaaj. Yo sigo asquerosamente sorprendida. No lo pienso ver xD

    Será una cuestión cultural, seguro, pero de momento no me aburro tanto en la cama 🙂

    • abril 28, 2014 en 11:39 pm

      Yo tengo la sensación de que la moda es la moda en todas partes y cuando algo pasa a ser lo mejor la gente lo hace por inercia.

      Afortunadamente tenemos un montón de cosas por hacer antes de tener que recurrir a esto 😉

      Pero ojo, a quien le guste que lo disfrute.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: