¿Será que sigo soñando?

Hoy me he levantado en una casa que no era la mía. Se parecía en algunas cosas pero daba la sensación de haber sido presa de un robo durante la noche. Y no uno pequeño, se han llevado casi todo. Miro a mi alrededor con los ojos aún entrecerrados y lo primero que echo en falta es mi monitor de pantalla plana. Mi ordenador, el móvil, incluso toda mi ropa ha desaparecido. Y ahora que me doy cuenta, ¡éste no es mi pijama! ¿Será que sigo soñando?

Me he levantado para ir a la cocina y la vitrocerámica ha dejado paso a los fuegos que teníamos hace mucho, mucho tiempo. Incluso me atrevería a decir que son más antiguos que los que conocí de pequeña. Abro el frigorífico para coger la leche y me doy cuenta de que ha encogido. Por fuera y por dentro. Y no sólo eso, los cajones que había para separar la carne de las verduras y la fruta ya no están. Sólo hay un montón de baldas. Viejas baldas amarillentas. ¿Y la comida que compré ayer en el Mercadona? Me estoy empezando a asustar. ¿Seguro que estoy despierta?

Voy corriendo a abrir la ventana para asomarme a la calle porque ya empiezo a dudar si sigo siquiera en el mismo país. Y cómo no, la ventana también es de estas antiguas, con sus visillos y todo. ¿Pero no las habíamos cambiado hace un par de años por unas abatibles? No entiendo nada. Pero al asomarme a la calle aún entiendo menos. ¿Qué hace toda esa gente vestida así? ¿Y esos coches de aspecto tan desgastado? ¿Será que sigo soñando?

¡Cómo no se me había ocurrido antes! Me giro y me dirijo rápidamente hacia el salón para encender esa televisión de tubo que me mira con arrogancia. Con cierta dificultad acierto a poner algún canal de noticias. Me encuentro realmente mal, un presentimiento de que algo devastador ha ocurrido me recorre las entrañas. Pero los presentadores seguro que explican qué está pasando porque esto no parece un sueño y desde luego no puede ser la realidad. Pero, ¿qué otra cosa puede haber provocado todo este cambio?

¿Dónde estoy? ¿Quién soy? ¿En qué país vivo? ¿Quiénes son esas extrañas personas que cruzan de un lado a otro de la acera? ¿Dónde están mis cosas? ¿Quién ha aprovechado que dormía para quitarme mi identidad? Para que despierte perdida en un mundo que no es el de ayer, el que para mí aún conservaba alguna esperanza de recuperación moral y física. ¿Quién ha podido hacernos esto? ¿Y por qué?

Y al encender la televisión, que tarda unos segundos en devolver la imagen porque aún no está lo suficientemente caliente, veo la respuesta a todas mis preguntas. Ya todo tiene sentido, o al menos el único sentido que podría tener todo este disparate. Es normal que ya nada esté donde lo dejé antes de irme a dormir. Es cierto que durante esas horas alguien ha aprovechado que no estaba despierta para entrar en mi casa, en mi vida, y quitarme una parte de mí. Hoy me siento menos libre. Menos independiente. Menos mujer.

El tiempo se ha parado. Y hemos vuelto años atrás. ¿Cómo es posible que esto pueda suceder aquí? ¿Ahora? Eso mismo es lo que he pensado justo cuando un tal Gallardón me ha mirado a los ojos desde el otro lado del cristal. Ahora lo entiendo todo. Y rompo a llorar.

casa-abandonada-arte-6d500

Anuncios

  One thought on “¿Será que sigo soñando?

  1. NB
    diciembre 23, 2013 en 12:12 pm

    Parece de mentira, sí. Parece imposible que haya podido ocurrir. Y mientras tanto los ultracatólicos piden que se endurezca la ley: http://www.elboletin.com/nacional/90005/ultracatolicos-gallardon-vigilaran-aborto.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: