Por algo lo llaman “pérdida de la inocencia”

Me gusta cuando me junto con personas que sin saber muy bien porqué te enganchan en una conversación profunda en la que te planteas cosas interesantes para tu vida. Esa clase de gente a la que recurres cuando tienes una decisión importante que tomar o la que siempre tiene un buen consejo que darte.

Hoy, en una de esas conversaciones, se me ha planteado el siguiente tema: ¿Por qué cuando nos vamos haciendo mayores damos más importancia al sexo coital que a todo lo demás? ¿Por qué una relación erótica es menos interesante o menos importante cuando en ella no intervienen los órganos genitales? ¿Qué hemos perdido por el camino?

  • Recuerdo cuando tenía 12 años. Para mí, lo más de lo más era acariciarle el brazo a ese chico, el pelo o el pecho durante un tiempo interminable. Yo en esos momentos era feliz y no pedía nada más. Era mi vida, mi mundo y soñaba con quedarme allí para siempre. El tiempo congelado y yo contenta sólo con tocar una pequeña superficie de su cuerpo. Con eso era más que suficiente.
  • Recuerdo cuando tenía 15 años. Para mí, lo más de lo más era besarle y mientras lo hacía sentir sus músculos tensos y tensar los míos. Podría pasarme toda la noche haciendo eso. Besar me proporcionaba más placer que cuando me rozaba una tetilla por encima de la camiseta y pensaba ” ¡uh!¡qué fuerte!”. De haber podido habría vuelto a parar el reloj en esas noches y también habría bastado.
  • Recuerdo cuando tenía 17 años. Para mí, lo más de lo más era cuando se paraba a mirarme durante mucho tiempo. No hacía falta hablar porque parecía que llevábamos toda una vida juntos. No quería más besos, ni más tocamientos, ni más nada. Sólo deseaba que por fin se quedara mirándome a los ojos y me dijera “te quiero”. Pasó dos o tres veces y me sentí plenamente viva.
  • Recuerdo cuando tenía 19 años. Para mí, lo más de lo más era cuando no sabía cómo iba a ser la cosa. Preguntarme cuándo iba a venir ese beso que daba vueltas por mi estómago y cuándo se acabaría esa sensación de novedad. Cómo sería una relación formal, con su novio presentable a las amigas y sus quedadas para cenar e ir al cine.

De todo esto ha pasado ya algo de tiempo. Supongo que todos tendremos esas historias paralelas en las que se desarrolló nuestra sexualidad y el erotismo, el deseo y los sentimientos, el amor y la lujuria. Supongo que todos disfrutamos de las mismas etapas, de los primeros besos y las primeras masturbaciones en pareja, del primer sexo coital y las nuevas posturas, juguetes, etc. Pero al llegar a todo esto dejamos de darle importancia a lo que antes era un mundo y lo pasamos a un segundo plano, como si de alguna manera hubiéramos superado todo aquello y ya no tuviéramos la obligación de volver a pasar por esas etapas. Cuando has pasado la barrera de las primeras relaciones sexuales ya sólo nos interesa lo que se refiere a los genitales. Si sólo te das dos besos tontos ha sido una tontería de nada. Si te pasas media hora acariciando a la otra persona estás perdiendo un tiempo valioso que podrías estar empleando en cosas más importantes como el coito.

Y yo pregunto: ¿no estaremos perdiendo con todo esto parte de la magia y del encanto? Saber que los Reyes son los padres, ¿impide que cada año tengamos ilusión por encontrar nuestro regalo por la mañana?

Cada uno debería plantearse en qué momento dejó de creer en esas cosas tan bonitas que nos pasaban antes y por qué. Si una caricia sólo es un preliminar es que tienes un problema. Si sólo acaricias buscando que acabe en penetración es que tienes un problema. Si ya no sientes las mismas cosas que antes y no te esfuerzas por hacerlo es que tienes un problema. ¿Por qué tengo que dejar atrás todas esas cosas que antes me daban tanta felicidad?¿No puedo pararme y simplemente disfrutar?¿No se supone que es de lo que se trata?

Desde luego y como siempre, es totalmente lícito que haya gente que sólo sea feliz con relaciones en las que tengan que intervenir sí o sí los genitales. Que disfruten únicamente con el coito porque todo lo demás les aburra o les parezca una pérdida de tiempo pudiendo tener lo que se llama una “relación completa”. Cada uno es libre de pensar lo que quiera y como quiera.
 

Yo, personalmente, digo que sí a las caricias, las cosquillitas y los masajitos, los besos que duran dos horas y los tocamientos de quinceañeros descarriados, las risas en los juegos eróticos y por encima de todo los momentos en los que estamos satisfechos, relajados y felices y las dos neuronas que quedan despiertas se maravillan ante la posibilidad de haber encontrado si no la relación perfecta la relación que siempre quisimos tener.

Porque el sexo y los “te quieros” pueden ir separados, pero a veces y sólo a veces, también pueden sentirse juntos.

 

Anuncios

  One thought on “Por algo lo llaman “pérdida de la inocencia”

  1. Melorra
    enero 17, 2013 en 12:33 pm

    Muy bonita la entrada! A mi me siguen haciendo ilusión todas esas cosas. Siempre digo que mi momento feliz del día es abrazar a mi chico por las noches ^^. Es lo mejor del mundo mundial!

    Por cierto, al comentario anterior, si si, pon pseudónimo que no se ve a la legua quien eres hermosa xD Novela griega? Correcciones gramaticales?? jajaja

    • enero 30, 2013 en 12:42 pm

      Estoy aprendiendo a contestar comentarios jajaja. Yo también disfruto mucho de abrazar a mi novio cuando duermo con él n_n es lo mejor de lo mejor. No te metas con NB que luego no me ayuda con mis errores ortográficos y deja de leerme 😛

    • NB
      enero 30, 2013 en 4:35 pm

      Ya sé que se sabe quién soy pero no quiero que google indexe mi nick porque los padres saben usar Internet ¬¬

  2. NB
    enero 16, 2013 en 4:47 pm

    Ayyyyyyyy qué bonito ^^
    Te voy a comentar con pseudónimo, si usted me lo permite. Supongo que cuando se da el paso del coito se descubre algo tan radicalmente distinto a todo lo anterior que te marca. Y entonces cada vez que empiezas a meterle mano a tu chico piensas, ¿y por qué no hacer esto también? Yo lo reconozco: la mayoría de las veces paso rapidísimo los preliminares por las ganas de ser penetrada, aunque me encantan. A lo mejor lo que pasa es que me encanta hacerlos a alta velocidad xD Bueno, el caso es que tampoco es malo, y si existe el concepto de virginidad será por algo; el coito es un salto muy grande, y cuando lo has dado, no hay marcha atrás (nunca mejor dicho xD). Con mi novio tuve una iniciación al sexo muy lenta y me encanta que haya sido así, y hay un libro precioso que me hizo recordar mucho esa época, no sé si te habré hablado alguna vez de él: se llama Dafnis y Cloe, es una novela griega del siglo III. Es cortito, por si te lo quieres leer.
    Por cierto, si pones “sólo” con tilde me parece perfecto, mientras lo hagas siempre para mantener un estilo unificado es perfectamente correcto. Y aunque no lo fuera, para mí cada uno debe escribir como le parezca mientras lo tenga claro.
    ¡Un besote!

    • enero 30, 2013 en 12:47 pm

      Sí, contesto con varios días de retraso porque aún estoy aprendiendo cómo funciona el blog así que tenlo en cuenta. Yo no digo que sea malo remitirse únicamente al coito o darle prioridad, a cada uno le gusta lo que le gusta y no hay cosas mejores ni peores. Sólo digo que se nos ha metido en la cabeza el coito como finalidad superma de todo acto sexual, como parte indispensable para el placer en pareja, y que muchas veces no disfrutamos de las demás cosas como deberíamos por darle tanta importancia. Intentaré conseguir esa novela griega y echarle un ojo. ¡¡Gracias por la recomendación!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: